Conociendo Tailandia I

captura-de-pantalla-2012-01-04-a-las-13-35-06Conociendo Tailandia a través de los ojos de unos de nuestros viajeros.

Imaginas navegar entre islas de vegetación exhuberante, con montañas de vetas rojas y un mar esmeralda?…

Imaginas bucear entre miles de peces, en aguas cálidas con fondos repletos de maravillosos corales?…

Imaginas saborear exóticos platos, cangrejos de caparazón gris, noodles, mejillones verdes, cocinados en grandes hojas de palma y aderezados con soja, coco, curry, y tamarindo?….

Imaginas subir a bordo de un long-tail con sus cintas de colores en la proa y su peculiar olor a resina?…

Imaginas una noche de fiesta en Phuket con sus cientos de puestecitos ambulantes y sus calles repletas de turistas haciéndose fotos con las “mujeres” más esculturales del planeta?…

Imaginas la puesta de sol desde una de las solitarias playas de Phi-Phi mientras te tomas una Shinga y contemplas los long tail posados en la playa al bajar la marea?….

Imaginas en verde?………. entonces Imaginas Tailandia.

Recién llegados desde el otro lado del mundo nos embarcamos en la aventura que nuestros amigos de Aproache nos tenían preparada, dos semanas navegando por el mar de Andamán, recorriendo las islas de este enigmático país.

Nuestro primer destino: Phuket. Llegamos ya de noche, alquilamos un tuc-tuc y visitamos Patong. Es una pequeña ciudad repleta de puestos callejeros donde se hace comida y se venden todos tipo de souvenirs. La mezcla de colores y olores es muy singular: arroa, verduras, pato, pollo a la brasa, cangrejos de caparazón gris, pescados secados, curri, tamarindo, soja,. nada que ver con nuestra cocina pero muy recomendable.

Tras la cena un paseo por la ciudad donde numerosos turistas contemplan el espéctaculo. La fiesta en la calle, donde grupos de “mujeres” esculturales vestidas con elegantes trajes de noche alternan con los visitantes en este enorme supermercado del sexo.

Al amanecer zarpamos hacia Phang Nga Bay, por el camino vemos barcos de pescadores (long tail)pescando gambas, calamares.. son barquitas alargadas, de madera muy olorosa y adornados en la cola con alegres cintas de colores.

La bahía de Phang Nga está salpicada de islas, en ella desembocan tres ríos, hay poco fondo y el agua se ve de color verde, con la luz del sol parece una gran manta de esmeraldas que contrasta con el color de la vegetación verde-jungla salvaje y con las montañas calizas de vetas rojas-negras y blancas. Es espectacular.

Con el atardecer los colores se hacen aún más fuertes, el mar está tranquilo, verde plata y el cielo muy azul. Oímos el piar de los pájaros, los long tail vuelven a casa. Anochece, el cielo se enciende de estrellas y luna. Cenamos una magníficas gambas que habíamos comprado por la tarde a un pescador local.

Son las 6 am. Los colores han cambiado, ayer todo era verde, hoy las montañas son azules, azules y grises y el cielo rojo y naranja, blanco y lila. Es una acuarela, suave, difuminada.

Empiezan a aparecer los pescadores.

Ponemos rumbo a Koh Kudu Yai, el cielo está despejado, el sol aún no calienta demasiado, hay viento así que sacamos las velas y navegamos a buen ritmo.

Síguenos en nuestra próximo post sobre Tailandia #viajestematicos

Aproache Madrid

Aproache Barcelona

  •   Escullera Poble Nou 150 08005 Barcelona

  •    +34 93 225 02 66

  •    kouk@aproache.com

Suscríbete a nuestro newsletter

Viaja tranquilo

© Copyright 2017 Aproache