Travesía del Atlántico -Bavaria 50 ll

Continuemos con el relato. Por la mañana temprano, y después de haber descansado y comido adecuadamente, él  domingo 29 de de noviembre dejamos atrás el puerto de Mindelo. El relieve de sus costas e islotes es más bonito que el interior de la isla. Parece ser que no ofrecen una adecuada oferta turística ni sus paisajes son especialmente bellos, por lo que se han convertido en un mero punto de tránsito para los navegantes que pretenden cruzar el Atlántico por esta ruta, o los que quieren dar la vuelta al Cabo de Buena Esperanza. Tan solo se ve algo de oferta para la pesca deportiva. Me estuve informando, claro está, y pescar un marlyn desde el barco de un local es un disparate. Cosas de ricos. De todas formas, ya llevo tiempo intentando pescar solo lo que me como. Y especialmente en este viaje. En este sentido la fortuna nos volvió a sonreír a unas 10 millas de la costa, pues picaron dos abadejos a la vez, uno en la caña de Pablo y otro en la mía. Cada uno de ellos de aproximadamente un kilo. Los preparé a la espalda en el horno añadiendo un majado final de vinagre y ajos crudos. Exquisito. La verdad es que hemos comido muy bien. Regularmente cocinamos cuatro de los seis, y hay un cierto pique entre todos a ver quien cocina mejor. Ángel y Jean ni se acercan a la cocina, pero a cambio friegan los platos. Los postres los borda Pablo, el pescado es cosa mía, y en los guisos vamos empatados. Juanjo siempre hace de pinche.Tomar el aperitivo es lo obligado. Quesos manchemos que trajo Juanjo, quesos suizos gentileza de Jean, el jamón ibérico que llevé yo envasado al vacío, chorizo, fuet….. El vino canario lo puso Angel procedente de la bodega de un amigo suyo.  No estamos bebiendo mucho, pues las maniobras en el barco requieren concentración, pero en los aperitivos no faltan la cerveza y el vino. A parte del pescado, que lo comíamos  en el mismo día de cogerlo, y ha sido la base de nuestra alimentación muchos días, hemos hecho fabada, lentejas, rancho canario, patatas guisadas, papas arrugás con mojo, pasta…. Solo hemos comido carne los primeros días. La suegra de Ángel nos preparó un jamón enorme asado. Nos duró varios días y con la salsa que sobró yo hice unas patatas guisadas. Hemos hecho incluso una tortilla de patata gigantesca, friendo las patatas dentro de la hoya. El pescado ya se ha terminado y no vamos a pescar más. En estas islas se puede transmitir una enfermedad grave que se llama ciguatera. Creo que es una toxina originada por un alga que no afecta al pez cuando la come, pero tiene efectos neurotóxicos en las personas. Además esta es la peor época del año y estas son las islas con más peces infectados. Así es que se terminó la pesca. Mientras ha durado ha sido una gozada, y la principal excusa para que Ángel mantuviese constantemente picado a Pablo a base de gritarle que no podía ser que el godo pescase más que ellos. Ya sabéis que este es el término despectivo con el que los canarios se intentan mofar de los peninsulares. Yo por supuesto podría no haber entrado al trapo, pero como quiera que me traje de Almería mis dos muestras artificiales campeonas, estaba seguro de mis capturas. Así es que la rivalidad estaba servida. A estas horas ya he perdido mi segunda y última muestra, pero como ya no vamos a pescar más, me da igual. Ayer mismo, a media tarde, en mi caña picó un dorado enorme que rompió el sedal a menos de 10 metros de la popa. Ni las cañas ni los carretes son los adecuados para sacar peces de más de veinte kilos. Aún así, Pablo recogía con el carrete mientras yo tiraba del sedal con las manos debidamente protegidas con unos guantes. El pez se había llevado previamente más de trescientos metros de hilo, pues aun cerrando el freno tenía fuerza de sobra para hacer patinar el embrague del carrete. A ello hay que añadir que en un barco de vela no puedes parar como en uno de motor, y aunque mientras Pablo y yo recogíamos sedal, Juanjo e Isra bajaron la mayor, con la fuerza del génova, más el peso del pez, terminó pasando lo irremediable después de casi una hora de lucha. La parte positiva es que la coordinación entre Pablo y yo terminó por imponerse a nuestra sana rivalidad, bien está decir no obstante que mis capturas  fueron mayores en número y tamaño, como no podía ser de otra manera. A destacar: un bonito de unos seis kilos. No era como los que pesco en Almería que son alargados, este parecía un cerdito rechoncho. Nos lo zampamos en tacos marinados al estilo canario. Una barracuda de dos kilos (zampada al horno en cuajadera) y el récord del viaje: un dorado de 15 kilos. Los más sabrosos los abadejos y el bonito. Los navegantes entre Caboverde y el Caribe hablan de la venganza del dorado. Dicen que da cagalera. Es cierto, lo descubrimos cuando ya nos habíamos zampado la mitad del pez. No es nada peligroso ni tóxico, parece más bien que la carne, riquísima por otro lado, contiene una grasa con efecto laxante. Ya que sale este asunto que tanto nos motiva a los urbinas, hay que decir, que la gestión de los baños ha sido mucho mejor de lo que se esperaba en un barco con seis tripulantes masculinos. Todos convinimos desde el primer día en hacer pis sentados y en limpiarlo de pelos después de ducharnos. Nos costó una enormidad conseguir que Jean entendiese el mecanismo de la bomba manual de extracción, pero lo conseguimos. Los retretes de un barco no son como los de casa. En eso coinciden hasta los navegantes más entregados. Por eso meamos asomados a la popa siempre que las condiciones lo permiten. Dicen que la mayor parte de los cadáveres que se encuentran en el mar, tienen la picha fuera. Ir a hacer caca o pis es toda una aventura. A mi se me quedó atascado el cepillo y cuando tiré para sacarlo se rompió el palo. En ese momento pensé que cualquier otra desgracia, incluido un naufragio, era mejor que meter la mano para sacarlo. Pero hice lo que hay que hacer. Usar el cepillo y echar pato wc  es el máximo de higiene que hemos negociado entre todos. Hay que decir, no obstante, que se mantiene una limpieza y orden bastante razonable.
A parte de los peces, del resto de la fauna poco que añadir. Ha sido un poco decepcionante. Hemos visto delfines y calderones, pero ninguna ballena. Tampoco tortugas hasta nuestra llegada a las islas. Ahora mismo, en el canal entre Martinica y Santa Lucía, nos rodean varios cormoranes al acecho de los peces voladores que levantan el vuelo a nuestro paso. Es precioso ver como clavan en picado al agua para hacer sus capturas. De este tipo de peces nos hemos hartado de recogerlos en cubierta. El primero nos hizo mucha ilusión. Con las alas desplegadas son como un pájaro. Lo devolvimos al mar pero salió volando antes de tocar el agua. Cada mañana, cuando hacemos la inspección de cubierta para tomar nota de los desperfectos, vamos retirando peces muertos. Algunos son tan pequeños como boquerones, y se meten por cualquier hueco. A Isra le cayó uno encima mientras dormía en su camarote. Entró por la escotilla, y era de los grandes. Hay que limpiar de peces todas las mañanas para que no se pudran. Aún así, la cubierta huele un poco a pescado y está sucia por las escamas. Hay que baldearla todos los días.
En cuanto a la navegación, hemos tenido viento portante desde que zarpamos en Tenerife. Como los alíseos son parte del anticiclón, su recorrido es circular, de forma que primero entraba por la aleta de estribor, luego y la mayor parte de la travesía por la popa, y finalmente llevamos dos días con viento por la aleta de babor. Nos ha llevado más al sur de lo inicialmente previsto, hasta el punto de que los últimos días veíamos como nos acercábamos a Trinidad Tobago  y la costa venezolana, plagada de piratas. Es una zona en la que esta gentuza tiene la afición de abordarte, tirarte al agua y quedarse con el barco, todo ello ante la pasividad de las autoridades del régimen, que más bien parecen lucrarse con el negocio al más viejo y puro estilo británico que rivaliza con lo francés por estas costas. De la herencia española aquí no queda ni rastro. También en este punto los alíseos hicieron lo que se esperaba de ellos, y Ángel parecía saberlo en todo momento. Hace tres días el viento nos empezó a desplazar hacia el norte en dirección a Barbados. En estas condiciones, la navegación rápida, cómoda y segura aconseja utilizar el tangón para sacar mayor partido a la navegación a orejas de burro (genova en una banda y mayor en la contraria). Se trata de un tubo de aluminio más pequeño que una botavara pero con casi cuatro metros de longitud y 25 cm de diámetro. A pesar de ser de aluminio, su peso es notable, y el manejo desde la cubierta es complicado. Después de ponerla y quitarla la primera vez, me quedé con la desagradable sensación de haber corrido un serio peligro. En estos días lo hemos hecho entre Isra y yo más de veinte veces, por lo que he aprendido perfectamente la técnica. Hacer esta maniobra de madrugada, noche cerrada y en medio del Atlántico va a ser uno de los mejores recuerdos que me llevo en cuanto a las técnicas de navegación.
Tan solo añadir, que no nos hemos aburrido. La navegación, la pesca, las reparaciones, la cocina, el orden del barco y el aseo personal nos consumían la mayor parte del tiempo. En los ratos libres hemos escuchado música de todos los tipos, desde opera barroca hasta rock duro pasando por Manolo Escobar. Hemos jugado a las cartas y celebrado por todo lo alto como el godo desplumaba a los canarios. Hemos visto películas, nos hemos contado nuestras vidas y nos hemos bañado sentados en la popa a cubazos con los pies dentro del océano. A esto lo llamábamos “ir a la playa”. También hemos ido a la compra (cuando pescábamos), de cañas (el aperitivo), al casino, al cine….. No os imagináis la de cosas que se pueden hacer en 20 metros cuadrados durante tantos días. La clave ha sido la tripulación. Todos hemos cuidado unos de otros. Todos hemos trabajado en lo cotidiano y en la navegación. No ha habido ningún mosqueo entre nosotros. El ruido constante de los canarios discutiendo entre sí forma parte del ambiente y nos divierte. No hemos tenido miedo, ni frío ni calamidades de ningún tipo desde que zarpamos de Mindelo. El único problema que he tenido, como siempre, ha sido la dificultad para conciliar el sueño. A pesar de que hacíamos turnos de guardias nocturnas de dos horas, yo me pasaba la mayor parte de la noche en la cubierta mirando al cielo y pensando en vosotros. Os he echado de menos, aunque me alegro de este prolongado silencio. No he pensado en el pasado ni en el futuro. He estado relajado e integrado en el entorno, en la naturaleza salvaje del océano. No hemos visto a penas ningún barco, ningún avión. Tan solo el mar y el cielo estrellado. Las constelaciones aquí son diferentes. Desde que anochece y sale la luna pasan al menos cuatro horas de noche negra y cerrada. Para mí ese era el mejor momento, por eso hace siete días, cuando llevábamos algo más de la mitad del viaje decidí trasladar mi cama a la cubierta. Todas las noches saco mi edredón y mis almohadas y duermo en cubierta hasta mi turno de guardia. En estas últimas noches he recuperado todo el sueño atrasado. La espalda a penas me ha dolido, aunque todos tenemos cardenales por todo el cuerpo de darnos golpes con las paredes de los camarotes. En los próximos días se irán marchando todos. Primero Jean, luego Juanjo e Isra. Yo regreso el 22 desde Guadalupe para llegar a casa el 23 vía París. Espero que mis hijos vayan a buscarme al aeropuerto con Zambo. Ángel se queda por las islas hasta abril. Quiere llegar a Cuba y explorar las posibilidades de abrir aquí un negocio de alquiler de barcos. Es posible que el Guanajo, nuestra querida nave que nos ha traído a América con sus velas, nunca vuelva a España. Me ha confesado Angel, que después de esta experiencia, y dadas la mejoras que le ha hecho al barco para hacer este tipo de travesías, se está planteando seriamente cruzar el Pacífico. A fin de cuentas Panamá está cerca de aquí. Imaginad lo que estoy pensando.
Os quiero. Durante todo el viaje habéis estado conmigo.

Travesía del Atlántico – Bavaria 50 I

Estoy bien. Ha sido una experiencia extraordinaria. Hemos disfrutado de la navegación, aunque hemos tenido momentos de gran cansancio acumulado. Han sido doce días ininterrumpidos desde que dejamos el puerto de Mindelo en Caboverde. En total dieciocho días de navegación hasta Santa Lucía.3.200 millas recorridas a vela. En el momento en el que os escribo este relato estamos atravesando el canal entre Martinica y Santa Lucía, en cuyo puerto esperamos desembarcar en aproximadamente cuatro horas. Por haber caído más al sur de lo que inicialmente teníamos previsto, no creo que lleguemos a San Marteen, pues casi todos nosotros volamos de vuelta desde Guadalupe.

Ahora que estamos bien os puedo contar algún detalle adicional al trayecto Tenerife Caboverde. Tal y como ya os adelanté, fueron al puerto a despedirnos un montón de familiares y amigos de los tres tripulantes canarios. Los primos Luis y Marisol estuvieron también pero la noche anterior. Durante la despedida, nos organización una comilona en el mismo muelle, en la que hubo hasta traca de petardos y cohetes. Para darle un poco de dramatismo a la despedida, comenzó a llover a los postres, así es que ver zarpar a un velero que va a cruzar el océano, dejando atrás a sus familias bajo los paraguas en una tarde lluviosa, se convirtió en un cuadro bucólico. En sus caras se leían sentimientos de alegría y miedo a la vez. Supongo que si alguno de vosotros hubiese estado en el muelle, me hubieseis mirado a mi también de esa forma.
Nada más salir de la bocana del puerto nos enfrentamos a olas realmente grandes, quizás de cuatro metros, pero con viento favorable. Algunos barcos que nos seguían para despedirnos se dieron la vuelta allí mismo. Javier, el oficial de comunicaciones jubilado de la armada, se puso malo ya, en aquel mismo momento.
El barco había sido sometido a varias mejoras en las últimas semanas, pero como siempre sucede en este bendito país nuestro, finalmente el tiempo se echó encima y no dio tiempo material para probar todas las instalaciones y cachivaches nuevos. Esto es algo muy importante cuando se va a hacer una navegación de este tipo. Pues bien, a las cuatro horas de zarpar, uno de los nuevos artilugios nos dio un serio problema. En una maniobra en la que necesitábamos pasar el génova de babor a estribor, se nos quedó enrollado en la trinqueta. Me explico: el génova es la gran vela delantera que tiene forma triangular, y es además, la vela más útil para hacer maniobras. La trinqueta es una jarcia de acero trenzado sobre la que se pueden montar velas más pequeñas que sustituyan al génova en caso de tormenta o mucho viento. Un barco de este tipo necesita siempre una vela para poder ser gobernado, de ahí la importancia de tener montado este aparejo para velas pequeñas. Pues bien, nadie había  comprobado que la distancia entre la dichosa trinqueta y el enrollador del génova era la correcta; así es que cuando comenzamos la maniobra se nos enredó de muy mala manera la vela quedando totalmente inutilizada. Además, la fuerza que hacen las drizas, escotas y demás cabos, junto con la maltrecha vela, con vientos de treinta nudos y olas de cuatro metros, es como si se hubiesen abierto las mismas puertas del infierno y nos estuviesen recibiendo a latigazos. Intentar atrapar uno de estos cabos sueltos, o reorganizar con la mano la vela agitada por el viento, es simplemente arriesgarse a perderla. Tras una hora de infructuosos intentos en reparar el desaguisado, aproando el barco para poder trabajar con menos riesgo,  Angel, nuestro capitán, decidió hacer lo más sensato, que era, para sonrojo de toda la tripulación con la excepción del maltrecho Javier, volver a puerto. Todos convinimos en intentar hacer el ridículo lo menos posible, así es que nos atrincheramos en el pantalán más alejado y escondido del puerto, donde tan sólo pudieron encontrarnos los marineros que tenían que hacer la reparación. Yo aproveché para irme al cine, mientras el resto de mis compañeros hacían sus propios y secretos planes para no toparse por Santa Cruz con alguno de los parientes o amigos que con tanto énfasis nos habían despedido unas horas antes. El ridículo en caso de habernos descubierto no podría haber sido mayor. Zarpamos de nuevo muy temprano el día 23. En secreto.
De lo que aconteció hasta nuestra llegada a Mindelo, ya os informé en su momento. A pesar del estado del mar, el único que se mareó de forma alarmante fue Javier. El resto de la tripulación sufrimos un malestar general que nos impidió alimentarnos adecuadamente durante cinco días. Yo no llegué a marearme, pero sí sufría, como el resto, las consecuencias de estar mal alimentados e hidratados. Si estás cinco días encerrado en una centrifugadora de veinte metros cuadros, cada uno de tus movimientos supone un esfuerzo ímprobo, y atender cualquiera de las necesidades básicas se convierte en un reto. Además permanecíamos las veinticuatro horas de cada día atentos a las exigencias de un velero, haciendo las guardias pertinentes durante la noche. En eso mis compañeros me llevaban ventaja; ya sabéis que me cuesta conciliar el sueño, y en esas condiciones me resultó imposible. No dormí nada hasta llegar a Mindelo. A pesar de que nos obligamos a hacer una comida caliente al día, la tomábamos con desgana y acababa casi siempre en el mar. El estado de ánimo generalizado era muy bajo. Incluso Israel y Pablo, los canarios amigos de Angel, sus ayudantes habituales en algunas de sus travesías, llegaron a sugerir, al segundo día de navegación, que nos desviásemos a la isla del Hierro, lo que casi seguro hubiese supuesto un abandono del reto. Ángel, consciente del peligro de una dimisión en cadena de sus tripulantes, y asumiendo que, a parte de las penalidades que nos imponía la meteorología adversa, no estábamos corriendo ningún riesgo más allá a los inherentes a este tipo de travesías, decidió seguir el rumbo previsto. Yo también me encontraba mal, pero en ningún momento me planteé la posibilidad de abandonar voluntariamente. Me animaba mucho ver la seguridad y templanza de Ángel al tomar decisiones. En ningún momento le vi nervioso, ni dubitativo, ni enfadado ante las constantes meteduras de pata de sus tripulantes. Ángel ha sido, sin duda, el capitán de barco que todo el mundo desearía tener en una travesía de este tipo. Con otro capitán, yo también me hubiese planteado desembarcar en el Hierro, o regresar en Avión desde Caboverde.
A pesar de la acertada decisión de Ángel, enseguida nos vimos obligados a cambiar el rumbo. El viento nos ofrecía una navegación mucho más segura y cómoda hacia Caboverde que hacia el Oeste. Para entonces los ánimos en el barco estaban por los suelos, hasta el punto de que Angel, me confesó al verme entero que se temía una deserción masiva al llegar a puerto. Sin embargo, un día antes del desembarco, los ánimos se vinieron arriba pues Pablo consiguió sacar un precioso dorado de más de tres kilos. Era la primera picada y hasta la falta de pesca nos desmoralizaba. Pablo e Isra lo cocinaron con un marinado típico canario que estaba delicioso. Javier no lo probó, y a Isra le dio cagalera. A mi me sentó estupendamente. Al día siguiente, y a tan solo una jornada de alcanzar la islas, decidimos navegar con el gennaker. El viento ya había bajado a unos diez nudos. Esta  circunstancia junto con el rumbo que llevábamos eran condiciones idóneas para utilizarlo. Se trata  de una vela enorme que desde tierra parece un gran globo. Se monta enfundado en una especie de calcetín gigante, y una vez que este queda izado en lo más alto del mástil, se tira de unos finos cabos que lo hacen subir mientras  se va hinchando la vela. Cuando se despliega, es realmente espectacular. Esta era la primera vez que lo utilizábamos, y en su montaje participamos Pablo, Isra y yo. Juanjo lo izó desde la bañera bajo la supervisión de Ángel. Después de que lo liberásemos de su funda, y una vez totalmente desplegado, observamos como los cabos se habían quedado enganchados en la funda, y a medida que la vela iba portando, ambos funda y cabo se fueron a lo más alto. El problema es que los cabos deberían haber quedado en la cubierta para después poder volver a enfundar la vela y arriarla. No había más remedio: había que subir hasta la primera cruceta y desde allí engancharlo con el bichero. Esto se hace con un arnés que se llama guíndola. Te sientas sobre su parte más rígida y tus compañeros te izan utilizando los mismos cabrestantes que se usan para las velas. Yo ya lo había hecho hace años, pero atracados en el puerto. Las condiciones aconsejaban izar al menos pesado. Todo salió bien, aunque perdimos el bichero. Un mal menor.
Las previsiones iniciales nos indujeron a navegar hacia el sudeste para desviarnos al este doscientas millas al norte del archipiélago de Caboverde, pero no tuvimos más remedio que alcanzarlo y desembarcar en Mindelo, puerto de la Isla de San Vicente. En la banda de estribor llevamos amarrados a un tablón de contrachapado marino diez depósitos de 20 litros cada uno, con gasoil. Entre lo que llevamos en el depósito y esta reserva debería ser suficiente para arrancar el generador un par de veces al día y poder recargar las baterías. Sin electricidad no podríamos utilizar la la electrónica de navegación ni el piloto automático. En la primera guardia de Jean, el día 25 a las cuatro de la madrugada, una gran ola que barrió la cubierta arrancó los bidones que fueron cayendo al mar uno a uno pero agarrados entre sí como una ristra de chorizos. Afortunadamente pudimos recuperarlos, pues el último no se soltó de verdadero milagro. Recogerlos tirando de ellos fue un esfuerzo ímprobo, pues además del peso, las olas, el viento y la noche cerrada, los necesarios arneses con los que nosotros nos sujetamos a la línea de vida no nos dejaban trabajar correctamente y se enredaban en el amasijo de cabos sueltos. La necesidad de estibar correctamente el combustible y de comprobar su estado, fueron la razón definitiva para decidir desembarcar en Caboverde. El ambiente de Mindelo es el típico de una población  del África Negra. Excolonia portuguesa cuyas gentes viven volcadas a la única ocupación de sacarle la pasta a todos los navegantes que arriben a sus costas. A pesar de estar tan solo un día y dos noches, nos dio tiempo a entablar amistad con Iván, un rastafari empeñado en la misma tarea que el resto de los isleños, aunque su amabilidad nos cautivó y su ayuda nos fue de gran utilidad para movernos por el poblado y para encontrar un lugar donde comer. También nos llevó al mercado donde compramos fruta de pésima calidad y agua embotellada, a un precio mucho más alto que el de cualquier capital europea. Los tripulantes de los barcos se miraban atónitos entre sí, presenciando como uno a uno todos los blanquitos iban siendo desplumados por los mercaderes locales. Jean y Juanjo a penas bajaron del barco y en ningún momento abandonaron las instalaciones del puerto. Javier puso pies en polvorosa según desembarcamos. Luego supimos por un mensaje que ya tenía un vuelo destino Lisboa para esa misma tarde.
Con los víveres debidamente estibados y después de un merecido descanso, finalmente zarpamos rumbo Caribe en la madrugada del 29 de noviembre.Al salir del puerto Angel me miró a los ojos. En ellos pude leer su emoción al constatar que ya no había vuelta atrás.
Pero antes de continuar, creo que ha llegado el momento de presentaros a mis compañeros de viaje, empezando por el capitán:
Angel Escolar: en la foto del grupo, la fila de abajo el segundo por la izquierda (sombrero blanco). Es un tinerfeño de 51 años. Aficionado a la vela desde niño, es actualmente y desde hace muchos años propietario de una escuela nautica (ECC Yacht) que además alquila barcos, de su propia flota, y de sus clientes. Ha realizado largas e innumerables travesías entre Baleares y las Islas Canarias, pero no había cruzado el Atlántico con anterioridad. De hecho lleva muchos años preparando la travesía para sus clientes, y ahora quería hacer su sueño realidad. Cuando nosotros regresemos, él recogerá a su familia en Guadalupe, y estarán recorriendo las islas hasta mediados de enero. Luego, cuando su familia regrese a España, él continuará por aquí hasta abril. Nos transmite seguridad y ánimo a todos, siempre está de buen humor, aunque en su barco las normas las impone él, y deben ser cumplidas. Una de ellas es que a las doce se toma el aperitivo aunque caigan chuzos de punta.
Israel Alonso, 50 años, amigo íntimo de Ángel. En la fila de abajo el primero por la derecha. Es sanitario hipocondríaco, así es que nos trajo una farmacia entera. Si necesitamos pastillas o inyecciones él se encarga. Es acompañante habitual de Ángel en sus travesías, y obedece sus órdenes raudo y eficaz, aunque se pasa el día discutiendo con él. Si fuesen Leoncio el León y Tristón, Isra sería este último. Es muy buena gente y currante.
Pablo Rambou: Canario de origen belga, 45 años, auxiliar de vuelo de profesión y agricultor por afición. Es amigo de Ángel y de Isra. Es voluntarioso, le gustan las reparaciones, la pesca y la cocina. Ángel se enfada con él pues sube poco a cubierta a hacer las maniobras que se precisen con las velas. Es muy buen tío, pero con el carácter de un crío chico. Entre los tres siempre están discutiendo, pero terminan haciendo lo que les dice Ángel.
Jean: de nacionalidad suiza, 57 años y constructor de profesión. No habla español, y nos cuesta mucho convencerle de que se duche. Le hemos explicado en francés y en inglés  que la protección del manto ácido de su piel no puede ser más importante que el compañerismo. Poco a poco vamos consiguiendo que se asee y que se integre en las labores. No es fácil, pues nos confesó que no había fregado un plato en su vida. Se pasa el día leyendo y escribiendo. Me parece buen tipo, aunque es un verdadero paquete. Me ha reconocido que para él está siendo una gran experiencia viajar con nosotros. Yo lo tomo por el lado bueno.
Juanjo: en la foto sale en la fila de arriba y a la izquierda de Ángel. El que se parece a Rajoy. Tiene 65 años, y es oriundo de Albacete, donde ha vivido siempre y ha ejercido como catedrático de historia en un un instituto hasta su jubilación. Se autodefine como un señor normal de derechas. Es verdad que lo es, las dos cosas. Todos nos preguntábamos qué pinta un señor normal de Albacete en esta historia, pero la verdad es que, aun siendo el mayor de todos, es una máquina. Salvo en las maniobras de proa participa en todo, es voluntarioso y extremadamente amable. Ronca como un animal, y no vale de nada chistarle pues está sordo. Es mi compañero de camarote y una de las causas de mi insomnio.

 

Bodrum Cup 2015: Regata turca anual (II)

Amanece lloviendo y con el cielo negro. Rayos y truenos por todos sitios y vientos del sur de 15 a 20 nudos. Hoy vamos desde Gumusluk en Turquía hasta la isla de Leros en Grecia. Es impresionante ver todas las goletas turcas que participan en … [Continue reading]

Bodrum Cup 2015: Regata turca anual (I)

DSC_8851

REGATA 1 Volamos desde Madrid el día 19 de octubre rumbo a Bodrum con escala en Estambul. Nuestro objetivo esta vez es participar en la regata Bodrum Cup, una regata única en el mundo que se celebra ya desde 1989 siendo esta la edición vigésimo … [Continue reading]

Flotilla Catamaranes Cuba diciembre 2015 – Testimonios (III)

7

... Al día siguiente volvemos a madrugar para  ir al faro de la barrera de coral de la parte más oeste, otro lugar increíble lleno de vida , muchas langostas, tiburones, mantas de 2 metros de envergadura y coral muy vivo y colorido. Después del … [Continue reading]

Flotilla Catamaranes Cuba diciembre 2015 – Testimonios (II)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Apenas hace dos día que iniciamos esta flotilla.   Sobre las 6 de la mañana del día siguiente, todos los catas ya están en marcha, desayuno y después de un chubasco bien cargado de lluvia y viento ponemos rumbo a los cayos atravesando la … [Continue reading]

Flotilla Catamaranes Cuba diciembre 2015 – Testimonios

coches

Después de llegar a la Habana  y estar allí durante 2 días, antes de embarcar en Cienfuegos a bordo de los 9 catamaranes que Aproache tenia preparados,  hemos tenido la oportunidad de visitar  esta increíble y preciosa ciudad , llena de color, de … [Continue reading]

Exposición fotográfica Turkana

Esta semana os queremos presentar  una campaña que se lleva desarrollando desde hace años. Cirugía en Turkana es un importante proyecto solidario realizado en la región de Turkana (Kenia) por profesionales de la medicina que ayudan a muchas personas … [Continue reading]

El mar. (Por Maria Elena)

A menudo, al navegar, uno puede dejar volar su imaginación y encontrar inspiración. Como nuestra amiga María Elena, que nos hizo llegar esta preciosa poesía. Así que recordad, en vuestros viajes, no olvidéis vuestro cuaderno donde poder anotar … [Continue reading]

Recetas para marineros inexpertos: Dorada o lubina al cava

En esta ocasión os explicamos como sorprender con otro gran plato de fácil realización. INGREDIENTES 1 dorada grande, 2 ajos, 1 pimiento verde, 2 limones, 2 guindillas, 1 vaso de cava (brut seco), 2 cucharadas de … [Continue reading]