Antigua Sailing Week. Una regata alucinante (II)

Antigua sailing Week Regata

Primera regata en Antigua

Día 1 de regata

Nos levantamos a las 6, hay que ultimar los preparativos: recogemos todo el barco, colgamos los dorsales (137 Corail, 141 Rosco), izamos la bandera amarilla que identifica a nuestra clase y por fín comienza la carrera… Trascribo de Joaquin:

“Hay 20-25 nudos de viento en la salida, una boya de desmarque a 1 milla y empopada hasta la llegada. Un recorrido con 5 puntos de paso sorteando arrecifes( mañana será más táctica, con una ceñida más larga), viento estable durante toda la regata”.

Nosotros estábamos en la línea menos favorecida de la salida, vemos al Rosco salir como un cohete, tras el primer bordo recuperamos posiciones. Competimos cuerpo a cuerpo con otro barco al que finalmente descalifican por saltarse una baliza antes de la línea de llegada.

Tras la carrera fondeamos cerca de la playa en Dickenson Bay y comemos en el Rosco,  Miguel ha preparado kingfish (que pescamos ayer durante la travesía) en escabeche, ensalada de patata y melocotones en almíbar rellenos de atún y mayonesa, acompañamos el festín con un buen vino mientras charlamos sobre la regata y después una siesta, nos la hemos ganado.

Por la noche, mientras tomamos una cerveza en uno de los chiringuitos de la playa todos los barcos (somos mas de  200) descansan en el mar, los palos iluminados compiten en belleza con el cielo estrellado, forman un segundo cielo que se mece… En tierra lo locales se esmeran por atender a los regatistas, la playa está sembrada de improvisados restaurantes donde el plato fuerte es el pollo barbacoa con mazorca de maíz, regado con una cerveza carib o un rum punch. Veo caras tostadas por el sol, cansancio en los rostros pero un ambiente que llama a la convivencia, a compartir sufrimientos y esfuerzos en el mar y una reparadora cena en tierra, entre amigos, es genial.

Las previsiones han fallado, nuestro barco ha corrido bien, nos ha subido a todos la moral, sobre todo al skipper, que tras el entrenemiento de ayer se temía lo peor. Y de postre, el premio: en el tablón de las clasificaciones (como en el colegio el día de las notas) brillan dos nombres: Rosco, nuestro barco con nombre de perro de lanas bonachón es el primero, a 8 minutos del segundo. Corail, la pequeña sirenita ha sido la tercera. Nada mal. La playa se ilumina con unos maravillosos fuegos artificiales. Aún nos quedan fuerzas para tomar un mount gay mientras escuchamos música en directo, los lugareños bailan en pareja al modo de aquí, con los cuerpos muy pegados, muy sensual …

Concierto en Antigua

Antigua Sailing Week Party

Aproache Madrid

Aproache Barcelona

  •   Escullera Poble Nou 150 08005 Barcelona

  •    +34 93 225 02 66

  •    kouk@aproache.com

Suscríbete a nuestro newsletter

Viaja tranquilo

© Copyright 2017 Aproache